viernes, 7 de noviembre de 2014

¿Vienes o vas? ¿Subes o bajas?


Un chorro de agua helada a perturbado toda mi estabilidad, toda mi fortaleza, todo aquello que creía que me representaba...; mi corteza cerebral petrificada, congelada, sin timón...  Ningún dolor y ausencia también del eco. Ha sido como si el tiempo se detuviera por un instante y todos mis lóbulos se desconectaran.

No he visto luz alguna a lo lejos, ni la oscuridad a hecho aparición, pero el zumbido del tren pasando de largo ha sido tan intenso y profundo, que aún me parece escucharlo... 


Cuando somos jóvenes apenas nos paramos a pensar en nuestros actos; una emoción interviene y acto seguido nos encontramos allí donde deseamos.  Maravillosa y dulce candidez de la juventud ¿dónde te has ido?  Podían existir o no, contradicciones, temores fundados o infundados, podía llover y tener que ir caminando, tronar y  cambiar de planes..., pero nunca, nunca..., se nos escapó un tren...

Cierto que desde muy joven he creído en la “causalidad” y en la Ley del Karma, y sobradamente soy consciente de que todo lo que acontece es por un motivo, ya sea para acercarnos o, alejar aún más, aquello que ciegamente estábamos convencidos que formaba o no, parte de nuestro destino...   Ciertamente no debiera entonces preguntarme el por qué de las estrellas que se apagan o encienden en mi camino..., más bien escuchar la respuesta a, qué he aprendido... 

Posdata:

"El destino es quien baraja las cartas, pero somos nosotros quienes jugamos" - Willian Shakespeare

Nuestros Esponsors

Todavía no hay exponsors

Popular Posts

Blogger templates